Guía de Aseo Profundo Para tu Ducha

Guía de Aseo Profundo Para tu Ducha

Guía De Aseo Profundo Para Tu Ducha

Nuestra ducha es uno de los lugares sagrados ya que nos limpia y mantiene frescos para empezar el día con energía. Sin embargo muchas veces pasamos por alto que todas esas duchas que tomamos ensucian nuestra propia ducha. Con el tiempo, los restos de agua y jabón se acumulan creando hongos y acumulando sarro. El fragüe que una los azulejos es poroso, por lo que requiere de fregado para limpiarlo, mientras que el cabezal de la ducha acumula sarro y depósitos minerales que deben ser limpiados cada cierto tiempo. Acá te damos 4 simples pasos para dejar tu ducha como nueva!

Paso 1: Reúne todos tus implementos

Uno de los trucos para limpiar tu ducha rápidamente es juntar todos los implementos necesarios en un balde y mantenerlos ahí juntos listos para usarlos. Bicarbonato y vinagre es todo lo que necesitarás para limpiar, pero para poder refregar fragües y azulejos vas a necesitar artículos de aseo más específicos como una escobilla de cerdas más duras, cepillos de limpieza y una escobilla extensible para limpiar los azulejos difíciles de alcanzar. Además, para limpiar las mamparas de vidrio necesitarás una buena paleta limpia vidrios.




Paso 2: Limpia el cabezal de la ducha

Llena una botella con dispensador en spray hasta la mitad con agua y la otra mitad con vinagre, y has lo mismo con una bolsa plástica (ziploc o similares). Introduce el cabezal de la ducha dentro de la bolsa y asegúrala con un elástico para que el cabezal quede completamente sumergido en esta solución de agua y vinagre. Por mientras, rocía el interior de la ducha con esta misma mezcla. Luego de sumergir el cabezal un par de minutos, retira la bolsa y usa un cepillo de limpieza para sacar los restos de sarro y otros minerales pegados en el cabezal.




Paso 3: Sigue con el fragüe y los azulejos

Pon ½ taza de bicarbonato en un bowl y agrega agua lentamente hasta formar una pasta. Unta un cepillo o escobilla en esta pasta y refriega el fragüe entre medio de los azulejos de la ducha. Luego, haz lo mismo en los azulejos usando una escobilla extensible para poder llegar a todos los rincones de la ducha. El bicarbonato junto con el vinagre rociado previamente crearán una espuma que te ayudará a sacar toda la suciedad. Continúa limpiando el piso de la ducha y luego enjuaga la ducha completa para sacar todos los residuos.




Paso 4: Termina con la puerta de vidrio

Rocía la puerta de la ducha con la solución de vinagre y agua. Moja la paleta limpia vidrios con agua caliente y pásala por el vidrio de arriba hacia abajo. Luego sécala con un paño de microfibra para evitar las marcas de agua. Si tienes una cortina de baño, lávala dentro de la tina o en la lavadora de ropa, sécala y vuelve a colgarla.




Tip: Para mantener tu ducha limpia por más tiempo, organiza tus botellas de shampoo, bálsamo y jabón con un caddy de ducha en vez de tenerlas sobre el borde de esta. Al estar elevado, permitirá que todo drene y se seque más rápidamente, facilitando la limpieza de la ducha. Mira organizadores de ducha acá.


VER ACCESORIOS DE LIMPIEZA

Todos los comentarios

Deja un comentario